Sentieri Selvaggi: Reseña de Rocco tiene tu nombre

Hay historias que sólo se pueden contar si se practica un cine verdaderamente independiente: bajo presupuesto, un número limitado de días de rodaje, actores que conoces, que son amigos tuyos, que han compartido, contigo, palabras, sueños, cervezas en abundancia.

Este es un cine maravilloso. Un cine que permite atravesar territorios poco transitados, imprevisibles, llenos de riesgos e incertidumbres. Un mundo anómalo, fantástico, capaz de generar pensamientos y recuerdos en quienes te escuchan, cosas que llevarás dentro de ti durante mucho tiempo, un equipaje precioso, hecho de material resistente, impertinente, indecente, incalificable, al que tienes que dar tu propio giro y que, una vez terminado, se convertirá en un hogar, algo en lo que tus pensamientos amarán habitar.
El cine de Angelo Orlando es esto: rico en fluctuaciones, anómalo, maravillosamente impreciso, capaz de atravesar mundos según las estrategias de lo voluptuoso y lo sensual, un territorio donde los sentimientos y el amor son los protagonistas -por eso «impreciso»: no hay posibilidad de definir fronteras, de establecer razones. Todo se mueve dentro de un flujo continuo, un flujo que es generado por el inconsciente, por la liquidez de los pensamientos inestables.

Esto es lo que ocurre en Rocco tiene tu nombre: el mundo mágico que envuelve la historia trata de mantener unidos los hilos de la memoria, del sentido de la amistad, de la necesidad devastadora que genera el amor. La historia parece surgir de un deseo y una búsqueda, de la hipótesis de que nuestra vida es más amplia de lo que parece, más abundante, que se desborda en un lugar fantástico que de alguna manera intuimos pero no podemos definir. Por eso, en la historia se cruzan varios destinos, muchos sentimientos, infinitas emociones cuya lógica se nos escapa.

¿Cuántos mundos debemos cruzar antes de comprender? Angelo Orlando no da soluciones, no hipotetiza finales – prefiere acompañarnos dentro de un mundo gobernado por sueños, por pulsiones, por goces, por incertidumbres, por ciertas desesperaciones infinitas.

Las dos figuras masculinas (Bobo/Rocco) entrelazan sus vidas, las intercambian, pero los problemas siguen siendo los mismos, las soluciones se persiguen, los dolores persisten. Ser abandonado, perder un amor importante, intentar una recuperación capaz de poner las cosas en su sitio, capaz de reconstruir un equilibrio que evidentemente no puede existir. Y si nuestra mujer se enamora de otra mujer, el choque genera un exceso de asombro que, aquí, se maneja con dramatismo (no hay ironía sino dolor, dolor agudizado por el recuerdo, por la nostalgia).

Cambiar el curso de las cosas, delegar, pasar la pelota a un compañero íntimo e imaginario que se hace real por arte de magia, se cuela en nuestra vida y nos lo quita todo.

La alternativa es volver a empezar, adquirir nuevas experiencias, volver a entrar en el juego en un intento final de recuperar el propio territorio, un territorio no especialmente querido, buscado, deseado.
Bobo se ve obligado a participar en este mítico viaje hasta el último paso: la experiencia de la muerte que le permitirá, por fin, renacer. Pero es un renacimiento que no lleva consigo ningún heroísmo, ninguna transformación clamorosa. Es una magia que es capaz «sólo» de una conciencia breve, profunda, personal, reveladora, clara.

Y Angelo Orlando se mantiene acertadamente dentro de la dinámica que sólo la poesía puede permitir: su toque ligero se encuentra en las palabras de los personajes, en las miradas de los actores, en las perplejidades y dudas que las emociones generan espontáneamente. El objetivo no es recomponer el cuadro, cerrar un círculo, tranquilizarnos recuperando un sentido (para que todo tenga sentido). Aquí uno se contenta con poder decirse a sí mismo: lo hice bien, las cosas tenían que ser así, no hay otros caminos, no hay otras soluciones. El disfrute está en haber encontrado a alguien que realmente ha sido capaz de estar ahí para nosotros, tal vez sólo por un momento. Alguien a quien dejamos entrar y que fue capaz de tocar nuestra alma, esa cosa que no está dentro de nosotros sino a nuestro alrededor, ese jardín impalpable lleno de armonías y buenos olores.

1 de noviembre de 2018 por Demetrio Salvi

Traducción realizada con el traductor www.DeepL.com/Translator

1 de Noviembre 2018 © REPRODUCCIÓN RESERVADA SENTIERISELVAGGI.IT (Lea el artículo original en Italiano)